19 Jun

Commanders Act presenta la segunda edición de su barómetro de privacidad, basado en el comportamiento de nueve millones de visitantes

  • Junio 19, 2019

Banners, pop-ins, confirmación por clic, deslizamiento… ¿Cómo afectan los métodos de recogida de datos a la obtención de consentimientos un año después de la entrada en vigor del RGPD?

París, 19 de junio de 2019 – Seis meses después del lanzamiento del primer barómetro de consentimiento online (BCO), Commanders Act, un editor de software SaaS líder europeo en la gestión de etiquetas y datos, presenta la segunda edición del barómetro sobre las claves de la gestión de la privacidad que evalúa la eficacia de los diferentes mecanismos de opt-in instaurados a raíz del RGPD.

9 000 000 de visitantes durante 14 días a 24 webs

Este estudio resulta de un informe de uso elaborado durante 14 días (del 24 de abril al 7 de mayo de 2019) partiendo del tráfico de 24 páginas web con la CMP (Consent Management Platform) de Commanders Act. Este barómetro se basa en el análisis del comportamiento de 9 000 000 de visitantes. Esta muestra es aún más representativa si tenemos en cuenta que las páginas analizadas pertenecen a ámbitos muy variados: finanzas, medios de comunicación, industria, distribución, viajes, energía…

«Un año después de su entrada en vigor, el RGPD sigue siendo un tema que asusta a las empresas, pero en contra de la creencia popular, los usuarios entienden los motivos de la situación y el consentimiento explícito está aumentando de forma drástica.  Esto es prueba de que si se explica claramente la finalidad de la recogida de datos, los usuarios no se muestran reacios a hacerlo. Es para ayudar a nuestros clientes en este proceso que les apoyamos en la construcción de un centro de privacidad claro y tranquilizador.» comenta Michael Froment, director de Commanders Act.

El comportamiento de los usuarios

Aunque, de manera general, los índices de opt-in no varían, observamos un aumento del método «super soft» (87 % frente al 78 % del primer barómetro), causado principalmente por una mejora del diseño los banners con un incremento del índice de opt-in explícito (37 % frente al 22 % del primer barómetro).

En cambio, constatamos que el comportamiento de los usuarios ha cambiado en lo que respecta al centro de preferencias. El índice de desconexión está en alza (20-60 % frente al 20-32 % del primer barómetro) y los usuarios que abren el centro de preferencias se han acostumbrado a desactivar todas las categorías de cookies.

Por este motivo, el usuario ve el mensaje de consentimiento unas 2,2 veces de media (1,8 veces en el primer barómetro) antes de tomar una decisión. Este comportamiento demuestra que, aunque los usuarios acepten banners, pop-ins y cookies, prestan más atención a la navegación y a su consentimiento.

La perspectiva de las empresas

Aunque cada sector profesional conserva su método de recogida del consentimiento, detectamos un cambio en la estrategia de las empresas. Por un lado, registramos un ligero aumento de las webs que incluyen este tipo de mensaje (90 % frente a un 88 %). Por otro, apreciamos una toma de conciencia de la importancia de este mensaje, pues las modificaciones efectuadas en los mensajes de consentimiento han supuesto unos índices de mejora de más del 35 % del índice de opt-in.

Las empresas han transformado también sus métodos de recogida. Cada vez existen más páginas con consentimiento opt-in «super soft» y opt-in estricto con pop-in bloqueante. Estos métodos son los que obtienen los mejores resultados de índices de opt-in.

El auge del consentimiento estricto con pop-in permite índices de opt-in del 79 %. Aunque es probable que bastantes usuarios no puedan ver la web, cabe señalar que el índice de clics en los enlaces de dicho pop-in es bastante alto (1,61 % frente a menos del 0,2 % a todos los otros tipos de banners) y que el índice de desconexión no es mucho más significativo.

Como señalamos en la primera edición del barómetro, la evolución de las normativas, de los comportamientos de los internautas y, sobre todo, de la madurez de los equipos digitales debe llevar a las empresas a cambiar sus elecciones y estrategias. Las cifras de este barómetro demuestran la evolución de los comportamientos de las empresas y de los internautas con respecto al concepto de consentimiento. El consentimiento se convierte en un acto voluntario y razonado, de conformidad con el RGPD, pero también en una oportunidad de comunicación para las marcas.

Para no perder ninguna de las últimas noticias de Commanders Act, ¡suscríbase a nuestro newsletter!